lunes, 17 de marzo de 2014

Creando y trabajando la marca personal en la RED

Banco de imágenes Free photo MorgueFile.com 


El principal objetivo al construir una marca personal en la red gira, a mi modo de ver, sobre tres conceptos fundamentales: reinventarse, conectarse y ser capaces, a través de ella, de crecer en la Red.

No olvides nunca que trabajar por nuestra marca personal no es:

  • No es para buscar trabajo o vender… Es para que te encuentren o te compren.
  • No es para mostrarse y ser marca… Es para crecer de forma colaborativa.
  • No es para ser el más listo, el mejor... Es el mejor porque sirve a la comunidad y se hace imprescindible.
  • No es trabajar con la RED... Es trabajar en RED

Estar en las Redes Sociales sin una estrategia clara redunda en que; a veces, constituya una gran pérdida de tiempo o que sea contraproducente, es por ello que necesitamos una estrategia. Yo seguí estos seis pasos que me ayudaron mucho y que quiero compartir con vosotros:

  1. ¿Quién eres tú? Aquí debes plantearte las siguientes cuestiones: ¿Cuál es tu pasado? ¿Qué sabes hacer? ¿En qué eres bueno a nivel de competencias? ¿Qué es lo que te gusta? De lo que te gusta y sabes hacer: ¿Dónde te puedes posicionar mejor? Llegado aquí ya sabrás cuáles son las características de tu marca. Tus valores e intereses, conjuntamente con tus capacidades, y las necesidades de mercado, te facilitarán establecer tus objetivos. Cuando tengas claras tus motivaciones y valores será cuando seas capaz de dejar huella en los demás.
  2. El paso siguiente es reflexionar sobre el futuro, pensar en los cambios previsibles en nuestro sector y profesión, así como hacer un ejercicio de oportunidades que se nos pueden abrir, tanto como de posibles amenazas que se presenten… Sitúate y recapacita sobre tus puntos fuertes y débiles sobre estos nuevos entornos y nuevos escenarios que se presentan. Identifica en qué eres valioso para los demás.
  3. Establece objetivos y estrategias a corto y medio plazo, no dejes que este mundo en transformación continua te atrape… Prueba, y ya sabes: Si te falla el plan A recuerda que el abecedario tiene veintiséis letras más.
  4. Construye tu presencia e intenta elaborarlo a partir de lo que te diferencia del resto. Eso será lo que transmitas. Recuerda siempre que si no eres capaz de retransmitir la diferencia, no existes y; sobre todo, genera credibilidad y profesionalidad. Transmite emoción y pasión por lo que haces y eres capaz de hacer.
  5. Identifica quiénes van a ser tus comunidades de influencia, las personas objetivo con las que quieres relacionarte, conoce las palabras clave (#) y elige los canales idóneos para hacerte visible. 
  6. Es momento de elegir las Redes Sociales que más te interesan. No olvides que todas las redes transmiten nuestra voz pero todas no son iguales ni requieren el mismo lenguaje. Tu comportamiento en la RED eres tu en movimiento y a diario, comparte buen contenido y anímate a crearlo seguro que tienes mucho que aportar a este mundo desde tu vivencia y experiencia. Está en tu mano convertirte en alguien a quien recurrir y consultar.
"Y si hay algo que sí he aprendido ya, es que el verdadero secreto de una buena marca personal 2.0 es acabar dando la mano en el 1.0, donde las cosas suceden, se materializan, y ocurren."

Os gustará este vídeo : Conecta con tu Marca Personal. Profesionales aportan su visión y opinión de lo que es para ellos Marca Personal. Gracias a Alexis González @alexqtp !! 




lunes, 3 de marzo de 2014

No lo olvides... La RED son las personas.

FOTO: Carmen Soler Pagán
Gracias por captar este momento!!
De nada sirven las nuevas tecnologías ni las Redes Sociales sin las personas; sin personas, nada pasa, nada sucede y nada tiene sentido. 

“Hay un ser humano detrás de cada tweet, blog y correo electrónico. Recuérdalo."
(Chris Brogan)

Así lo vivo y así os lo cuento:

Tras dos años y medio en la red; a raíz de mi participación en #InternetCambiaTodo, y por la petición de personas que me preguntaban como lo había conseguido, realicé un trabajo de introspección profundo de cuáles eran los motivos que me habían hecho crecer en la red de manera significativa (y más aun teniendo en cuenta que mi sector y mi área se centra en la gestión de Personas (RR.HH) y no en el Social Media). Estas fueron mis conclusiones:



Desde el minuto cero comprendí que estar en las RR.SS suponía tener un escaparate al mundo que me permitía reforzar mi presencia virtual de manera infinita y al mismo tiempo la clara percepción de que tenía que trabajar mucho; a diario, de forma coherente y valiente para conseguirlo. Entré de forma tímida y humilde aprendiendo y fijándome en aquellas personas que por bagaje profesional y tiempo habían encontrado su hueco.


Premisas que me ayudaron a crecer en la RED:

1.- Seguir a aquellas personas que me "levantaban la piel", que me aportaban y enseñaban a diario; y que, por sus opiniones no me dejaban indiferente.

2.- Compartir contenido de valor, trabajar la información para que me identificaran con mi sector fue esencial. Cuando lancé el blog y empecé a generar contenido propio vi como el círculo de mi visibilidad tomaba forma.

3.- Vivir con intensidad lo que llamo mi Filosofía 2.0: Ser humilde (siempre hay alguien de quien aprender). Apoyar y animar a quienes empiezan. Agradecer a quienes te hacen crecer en la red. Conectar, ayudar, preguntar, responder… En definitiva: Interesarse por las personas con las que interactúas. Alégrate de los éxitos de los demás como si fueran tuyos propios y ayudar a su difusión y sobre todo… No intentar emular ni imitar a nadie. Ser auténtico, ser único.

4.- Construir una comunidad sólida y real por la que tú te entregas y ellos a ti; personas que te quieren y apoyan por lo que eres, les das y aportas, personas que en un momento determinado darán la cara por ti como tú lo harás por ellos.

“En el pasado tú eras lo que tenías ahora eres lo que compartes.” 
(Godfried Bogaard)

Cosas que fui encontrando en la Red:

A medida que vas creciendo hay que saber gestionar posibles envidias, así como tu propio ego… Es como en la vida misma: solo manteniendo los pies en el suelo y con una visión clara de quién eres y hacia dónde vas, esto se gestiona fácilmente.

No podemos olvidar que la red es un escaparate al mundo que debe coincidir con tu presencia en el mundo no virtual, el mundo donde acaban sucediendo las cosas de verdad.

Cosas que me ha dado la Red:

Muchas, más de las que jamás hubiera soñado: Todas las horas y momentos invertidos han valido la pena, me ha permitido conocer al que ahora es mi nuevo equipo de trabajo desde hace ya un año, personas que hablan mi mismo idioma y que entiende la gestión de los RR.HH desde la innovación y las nuevas tecnologías.
Me ha ofrecido también la posibilidad de cientos de colaboraciones, la oportunidad de dar conferencias y explicar a un público mi universo profesional, la posibilidad de contactar con clientes, y lo más importante de todo: La posibilidad de aprender cada día, cosa que sin duda alguna me hace mejor profesional y mejor persona.


Y es que… la magia de las redes sociales es el mundo de las relaciones con las PERSONAS. Te animo a construir la comunidad que sin duda mereces.



Os dejo mi charla en #InternetCambiaTodo celebrada en Elche el pasado 17 de febrero donde os explico todo esto y mas! 



viernes, 14 de febrero de 2014

Amor por las personas y Pasión por su gestión...



¿Trabajas en un Departamento de RRHH o estás pensando en hacer de esto tu profesión? Si es así, este artículo está escrito pensando en ti.


No pretendo hacer un post sobre competencias… Hoy os quiero hablar de la gestión de las emociones desde tu puesto de trabajo.


Sólo desde la pasión y el respeto por y para las personas se puede triunfar, avanzar, construir y disfrutar de una posición dentro de un Departamento de RRHH y hacer que las cosas sucedan consiguiendo al mismo tiempo que sean rentables.

El mayor capital social de las empresas son las personas, sin personas no hay empresa. Tú has sido contratado para que se sientan integrados en la organización desde que se produce su incorporación, durante su relación laboral y hasta que ésta finalice, por lo que debes integrar esa responsabilidad desde el minuto cero y no olvidarlo nunca.


"Un verdadero profesional en Recursos humanos es aquel que sabe medir a la perfección el impacto de sus acciones por haberlas contrastado desde diferentes puntos de vista y desde la objetividad más absoluta."


Debes saber que está pasando dentro y fuera de tu empresa y cómo puede afectar tanto a nivel de procesos y trabajo; así como gestionar los diferentes estados anímicos que se puedan provocar.

La pro-actividad y adelantarte a posibles problemas es indispensable, debes aprender a “verlas venir” y no dejar que te arrolle; sólo así ganarás y generarás confianza. Sé transparente, cercano, deja que las personas puedan contar contigo, haz por que confíen en ti tanto a nivel profesional como personal.

Sal a su encuentro, no esperes que acudan a ti… Sé ejemplo, conviértete en un referente. Pregunta, acércate, contrasta opiniones y, sobre todo, respeta a todas las personas aunque pienses que hay momentos en que no lo merezcan. Recuerda que cada vez que fracasa una relación laboral se hace preciso recapacitar sobre el por qué ha sucedido.

Saluda y sonríe. Las personas de tu empresa (aunque no lo creas) te están mirando siempre… Tú sabes más que ellos lo que está pasando y tu estado de ánimo influye sobre los demás de una forma fehaciente.

No olvides nunca que las personas quieren saber… Sea bueno o malo quieren saber lo que les atañe; a ellos y su progresión, contesta a sus preguntas y atiende a sus peticiones. Comparte con ellos lo bueno, y lo malo también. Si eres bueno encontrarás siempre las palabras idóneas para hacerlo y recuerda que esperan respuestas y algo que para ti quizá no sea importante o relevante, para ellos es un mundo que, tal vez, haga que se sientan paralizados mientras no las obtienen.

Recuerda que ya no tenemos empleados sino colaboradores; que ya no reclutamos sino que somos generadores de atracción del talento; que no podemos pretender retener a nadie, sino que debemos pensar en términos de fidelización y, que la manera de recompensar a nuestros colaboradores ya no viene solo por una retribución específica, sino por su bienestar dentro de la empresa.

Tu rol debe evolucionar cada día, adaptándote a este mundo cambiante, y centrarte en gestionar las emociones a través de la generación de un clima cálido y abierto para conseguir implicación y compromiso de los equipos y personas; para ello se hace indispensable; entre otras cosas, que seas capaz de anticiparte a las necesidades de talento de tu organización, para que no sufran los equipos, así como pensar a diario en ayudar a ese talento, que hasta ahora ha sido válido y necesario, continúe siéndolo.

Mentalízate y asume un papel de Sherpa. Sé esa persona capaz de acompañar mostrando rutas de crecimiento a los colaboradores, mostrando caminos a través de la formación, la comunicación y el desarrollo. Apostando siempre por la transparencia, la participación, la conversación y la colaboración; así como la innovación abierta en Red.


Y recuerda… No sólo el tener una titulación afín al ejercicio es lo que te legitima para ejercer esta profesión… Si no eres capaz de creer en las personas y sus posibilidades de una forma objetiva y clara casi mejor elegir otro camino, porque el daño que se pueda causar dentro de la organización se puede convertir en algo irreparable.



Innovación y la gestión de personas: nuevos roles, nuevos tiempos 


lunes, 13 de enero de 2014

Soldados de Plomo...




Soldados de plomo... Esto va por ti amiga, por que no hay pequeños ni grandes.

Tener un equipo no es un regalo que va con un gran lazo rojo... A muchos, cuando se les ofrece la posibilidad de tener personas a su cargo aceptan pensando en que es fácil,  algo que aumentará su status dentro de la empresa y dará un sentido completo al puesto con el que han soñado ver en su tarjeta. En lo que no piensan, en algunas ocasiones, es lo que eso representa... Y es que no todo el mundo está capacitado (ni de lejos) para llevarlo a cabo.

Tener un equipo supone una alta responsabilidad; y un nivel de implicación con las personas elevado y exigente. Solo así se logra avanzar, crecer y conseguir que las cosas avancen; de lo contrario, la frivolidad y la falta de conciencia convierten a nuestros colaboradores en verdaderos soldados de plomo que permanecen inertes y fríos ante la situación que les toca vivir bajo este mandato que ni reconocen, ni entienden y, que menos, comparten... 

Acciones que te llevarán a un fracaso estrepitoso:
  • Aceptar llevar un equipo sin experiencia previa ni formación específica.
  • Infravalorar y olvidarte de que probablemente entre las personas que están bajo tu nuevo mando las habrá más brillantes y más inteligentes que tú.
  • Dejarte influir (previamente a conocerles en profundidad) por otras personas u opiniones vertidas sobre ellos; o por un histórico específico que quizás los haya marcado.
  • Hacer de tu posición de superioridad un poder.
  • Pensar que eres mejor que el resto.
  • Adueñarte de sus éxitos y del resultado de su trabajo colgándote la medalla delante del resto de la empresa.
  • Pensar que el respeto vendrá solo, porque eres el jefe... El respeto personal y profesional es algo que se gana demostrándolo cada día.


Acciones que te llevarán al éxito:
  • Fórmate en la gestión de equipos antes de aceptar este nuevo reto.
  • Escucha la trayectoria de tus colaboradores por su propia voz.
  • Interésate realmente por quiénes son y hacia dónde quieren ir.
  • Muéstrate cercano. Practica la política de puertas abiertas en tu despacho.
  • Si te preguntan, no emplaces la respuesta en el tiempo, lo que para ti puede ser insignificante para ellos puede ser un mundo.
  • Sé un ejemplo, un referente, alguien en quien confiar y a quien seguir por que enriqueces y aportas.
  • Ofrece proyecto, objetivos y una ruta de trabajo clara.
  • Explícales lo que esperas de cada uno de ellos a corto, medio y largo plazo.
  • Comunica, explica, comparte, colabora, interésate por la totalidad del procesos y no tan sólo por el resultado, sólo así conseguirás ser justo y ecuánime 
  • Confía, delega, apuesta por ellos, defiéndelos y aliéntalos siempre y más si cabe en los momentos difíciles y de tensión. 
  • Pluraliza. No acuses nunca de forma individual. En público practica algo tan sencillo como: “nos hemos equivocado” o “qué buenos somos”.
  • flexible, asertivo y comprensivo. Solo así lograrás el nivel óptimo de comunicación y conexión necesario para poder ser exigente con el resultado final.
  • Y, sobre todo, cuando la ocasión lo merezca: agradece. Da las gracias... No hay salario que se equipare al sentirse reconocido y valorado.


En definitiva, trata a tu gente como te gusta que te traten a ti y no olvides nunca que no hay primero mejor que un buen segundo de a bordo; que es tu responsabilidad, y solo tuya, el que tus colaboradores brillen; que parte de su éxito, felicidad en el trabajo y progresión profesional está en tus manos; y que, probablemente, entre ellos está naciendo la persona que algún día te sustituirá.


Y a ti, si te sientes un soldado de plomo es momento de romper filas dando un paso adelante desde el trabajo bien hecho, es momento de demostrar contra viento y marea tus capacidades y no olvides nunca que fuiste contratado precisamente para eso. 

No hay nada como trabajar en equipo y ser equipo. Os invito a ver este vídeo que sé que no os dejará indiferentes ... 






lunes, 23 de diciembre de 2013

Un poco de Merry y un poco de Christmas...


Foto: WallDesk

Ayer por la noche mi compañera de redes, @Rosa_Palmer, nos regalaba una entrada en Facebook donde nos contaba que pese a la ausencia de su madre estas Navidades había decidido echarle coraje; un poco Merry y un poco de Christmas... De ahí el título del “post” de hoy. ¡¡Gracias por inspirarme Rosa!!


Y este es mi "un poco de Merry y un poco de Christmas..."

  • A los políticos con vocación y valores (que sé que los hay)  decirles que necesitamos que actúen valientemente para que podamos recuperar la fe en el sistema, un sistema que tiembla estrepitosamente. A los corruptos, vendidos, aprovechados que han hecho de nuestras ilusiones un tren sin destino les invito desde estas líneas a desaparecer del mapa desde este mismo momento.
  • A los que emprenden desde la pasión, el convencimiento y el conocimiento de lo que van a hacer, les deseo el mayor de los éxitos por atreverse en los momentos, casi los más difíciles de la historia de nuestro país, y a los que emprenden por necesidad invitarles que se aseguren e informen, pues no todo el mundo está preparado para hacerlo y el resultado puede ser el contrario al esperado.
  • A quienes siguen en situación de desempleo después de un largo periodo de tiempo y se ven desfallecer en el intento les deseo que encuentren ese trabajo que sin duda merecen, que no pierdan la esperanza, que trabajen valientemente todos los días en esa búsqueda, que inviertan horas en reciclaje, en formación y que recuerden que en internet muchas de estas opciones son gratuitas y que es la única forma de ganar en empleabilidad y diferenciarse del resto de candidatos.
  • A los envidiosos, egocéntricos, egoístas, insolidarios; a los que se creen mejor que los demás, a quienes cierran la puerta a los que necesitan una oportunidad, a los que no conocen la palabra humildad, a los que se dedican a mermar las capacidades de los demás les deseo que se den cuenta de lo poca falta que nos hacen en esta sociedad y les invito a cambiar, a transformarse porque nunca es tarde; de lo contrario, todas estas actitudes sólo les van a llevar a una vejez muy, pero que muy, solitaria.
  • A los que están paralizados por el miedo, a los que no confían en sus propias posibilidades, a los que se dejan amedrentar por los demás y han decidido de forma voluntaria no actuar y permanecer en la sombra, a los que aguantan carros y carretas por que piensan que no hay otro camino, os deseo que la valentía os acompañe y os recuerdo que las oportunidades están a vuestro alcance, y sobre todo que... La magia no existe, la magia la haces tú.

Y sí amigos, es Navidad... Y su espíritu aunque no queramos nos invade de forma inexorable… Está en la calle, en el aire, en los medios, en nuestro niño interior… Todo parece más bonito y nos volvemos más solidarios. Y pienso yo… ¿por qué no hacer de este espíritu algo permanente todo el año? Deja que ese espíritu te acompañe y acompañe a los demás… Vive, contagia alegría, escucha, comparte y por encima de todo: Ayuda; sólo así conseguiremos que esa frase de “Feliz Navidad” cobre un verdadero sentido.

Os dejo una de mis favoritas: Michael Bublé - White Christmas








lunes, 9 de diciembre de 2013

En ocasiones veo muertos...


Fotografía: José Luis Casal


A veces pienso que algunas personas no se dan cuenta de que la vida está para vivirla, que sólo tenemos una y que pasa tan, tan rápido que de lo que si no tenemos tiempo es para desperdiciarla y tirarla por la borda…

Todo empieza y todo acaba. Lo que hoy es un problema mañana será una anécdota, lo que hoy quizás nos ahoga probablemente supondrá, a posteriori, una liberación porque lo habremos superado o como mínimo interiorizado.

Y sí, en ocasiones veo muertos… Muertos en vida que miran a su alrededor y no actúan, algunos por que no saben que hacer y otros de forma consciente.



Muertos en las Direcciones de las Empresas.

Es verdad, nos ha tocado vivir momentos difíciles. Momentos donde el cambio y la crisis nos ha traspasado, pero eso no nos da licencia ni legitimidad alguna para quedarnos inmóviles, porque de hacerlo, lo que nos vendrá será peor y es nuestra responsabilidad como CEOs de nuestras organizaciones encontrar esa viabilidad y esa continuidad de nuestro negocio, un negocio del que penden personas y familias.

Y sí, está pasando. Miedos, incertidumbre e inmovilismo hacen que algunas decisiones importantes queden en el baúl de los recuerdos,  que el verdadero talento nos abandone porque siente que no se cuenta con él; en definitiva, hace que la empresa empiece a morir… Es el momento de desterrar viejos paradigmas y construir de nuevo, es momento de tomar esas decisiones valientes y seguro que a veces arriesgadas, es momento de “re-vivir”, “re-hacerse” de pensar a lo grande, de apostar por el cambio en todas sus acepciones, porque sin esta transformación nada será posible.

Y sobretodo, es momento de que como CEO pienses que no tienes la verdad absoluta en tus manos; que es un riesgo decidir entre pocos contando con muchos, que tu título nobiliario sólo alcanzará el brillo si te dejas ayudar por los demás y te rodeas de personas brillantes… Todo ha cambiado, si no apuestas por el talento colectivo estás perdiendo una ventaja competitiva enorme.

Muertos que trabajan en las Empresas

También existen sí… Son aquellas personas que se han sentado a esperar que las cosas sucedan:

Los que tienen un trabajo que no les satisface, un trabajo que les hace infelices y siguen perdiendo el tiempo en él esperando a que las cosas mejoren (cuando en su fuero interno saben que no será así).

Los que viven sometidos a las tiranías de un jefe que ni tan siquiera les aporta a diario y se limitan a tragar. Aquellos que ni tan siquiera son capaces de cambiar patrones de comportamiento porque conlleva un riesgo que no están dispuestos a asumir y viven en cierta manera cómodos aunque instaurados en el miedo permanente. Saben que en cualquier momento pueden estar nominados a salir de la organización.

Tampoco nos podemos olvidar de los que calientan su silla desde la desesperanza esperando un “no sé qué” y contaminando al resto desde su pesimismo repitiendo hasta la saciedad su disconformidad pero que no hacen nada por cambiar.

¿Y sabes qué? Estoy segura de que todos hemos pasado por épocas zombis; yo la primera. Pero el problema se soluciona tomando ese elixir de vida que sólo tú puedes fabricar desde el aprendizaje, el trabajo, la constancia, la lucha y las ganas de cambiar una realidad que te ahoga. 

Ese antídoto está en tus manos y hacer de los problemas momentos de oportunidad, un reto lo suficientemente importante como para no desaprovecharlo.

Acabo con un poco de humor, ese humor tan necesario y es que aún podría ser peor... Podría llover
Gracias siempre por estos momentos de risas @jlcasal


lunes, 25 de noviembre de 2013

Quiero contratar a un Social Networker pero...

Cada vez más, las empresas apostarán por candidatos con una buena reputación en Redes Sociales, por personas con una huella digital potente. Apostarán por Social Networkers.
Y esta es, sin duda alguna, una apuesta por la incorporación de talento; de talento social ya que, además de encajar en el perfil que necesitan, aportarán a la empresa parte o toda su influencia social, sus nodos de conocimiento externos, todo un mundo de relaciones que traen, entre otras muchas cosas, conocimiento, innovación, creatividad y una gran cantidad de contactos que tienen en su Red. 
Estarán incorporando a sus equipos a personas que han sabido aprovechar el entorno Web y las nuevas tecnologías para crecer, adaptarse al cambio y a la transformación.
Hasta aquí bien, una apuesta por un perfil que suma, pero mi pregunta es: 
¿Están preparadas las organizaciones para incorporar a este tipo de perfiles? ¿Qué riesgos suponen para ambas partes?
Las empresas deberán entender su propio ADN y eso pasa por cambiar algunas normas de funcionamiento interno porque, de lo contrario, la relación fracasará estrepitosamente
Tendrán que tener en cuenta que estos colaboradores entienden la organización como un entorno abierto, donde pueden re-inventarse, conectarse y crecer en Red. 

Ellos necesitan relacionarse de forma permanente, porque es la manera en que generan un valor añadido real, de la misma manera que necesitan conectar el conocimiento, algo que ya hacen de forma natural y sin demasiado esfuerzo, creando espacios de conversación.
Son personas que aprovechan las nuevas tecnologías para hacer crecer de forma permanente su mundo, tanto el off-line como el on-line, y que necesitan tiempo para cultivarlas asistiendo a actos, formaciones, eventos en los que su networking externo siga ampliándose y les mantenga al día de todo aquello que necesitan para seguir dando valor a su persona y al negocio.
No podemos olvidar nunca que: 
Han hecho de esto una forma de vivir, aprender y re-aprender de nuevo y, difícilmente, podrán ser ya de otra forma. Se han esforzado terriblemente para llegar ahí desde la consciencia absoluta de que su empleabilidad aumenta ostensiblemente por haber sido capaces de diferenciarse del resto.
Estas incorporaciones traen nuevos aires, nuevos tiempos, nuevas oportunidades pero también recuerdan a otros sus carencias y su perfil analógico... Y es que tienen un brillo natural que puede molestar a quién está lejos de tenerlo.

Los viejos paradigmas deben cambiar si queremos contratar a colaboradores con este ADN... Fuera culturas presentistas, poco flexibles; fuera miedos, adelante con la comunicación transparente y en tiempo real; apertura al crecimiento en la Red. 
Sólo así tendremos la posibilidad de tener a verdaderos embajadores de nuestra marca con influencia social.
Y tú, como CEO de tu Compañía, deberías contestarte unas preguntas antes de incorporar este tipo de perfiles:
  • ¿Estás dispuesto a apostar por una empresa abierta? 
  • ¿Contratarías a una persona que tuviera más seguidores y contactos en las Redes que la propia marca que diriges? 
  • ¿Estarías dispuesto a que alguien brillara más que tú (como Director General) de forma externa?
  • ¿Estarías dispuesto a retribuir a estos perfiles, premiando todo este mundo de relaciones y oportunidades que trae a tu empresa?
Si queremos a los mejores tenemos que correr riesgos, cambiar mentalidades y otras tantas cosas... El futuro está ahí. Sólo hay que saber apostar por él.
* Si quieres saber más sobre como es el ADN de un Social Networker te dejo un buen artículo de mi amigo y compañero @Ander73 titulado 10 rasgos que configuran el ADN del Socialnetworker


Y es que... todo va tan rápido ...